TuHop
8 de jun. de 2018

Los obstáculos de la paz (Pág 467)

0 comentarios

Editada: 8 de jun. de 2018

 

Cuando alguna cosa te parezca ser una fuente de miedo, cuando una situación te llene de terror y haga que tu cuerpo se estremezca y se vea cubierto con el frío sudor del miedo, recuerda que siempre es por la misma razón: el ego ha percibido la situación como un símbolo de miedo, como un signo de pecado y muerte. Recuerda entonces que ni el signo ni el símbolo se deben confundir con su fuente, pues deben representar algo distinto de ellos mismos. Su significado no puede residir en ellos mismos, sino que se debe buscar en aquello que representan. Y así, puede que no signifiquen nada o que lo que signifiquen todo, dependiendo de la verdad o la falsedad de la idea que reflejan. Cuando te enfrentes con tal aparente incertidumbre con respecto al significado de algo, no juzgues la situación. Recuerda la santa Presencia de Aquel que se te dio para que fuese la Fuente del juicio. Pon la situación en Sus manos para que Él la juzgue por ti, y di:

 

Te entrego esto para que lo examines y juzgues por mí.

No dejes que lo vea como un signo de pecado y de muerte, ni que lo use para destruir.

Enséñame a no hacer de ello un obstáculo para la paz, sino a dejar que Tú lo uses para mí, para facilitar su llegada.

 

Un Curso de Milagros.

Entradas más recientes
  • TuHop
    21 de oct. de 2018

    Nunca te olvides de que cuando sientes surgir la necesidad de defenderte de algo es que te has identificado a ti mismo con una ilusión. Consecuentemente, crees ser débil porque estás sólo. Ése es el costo de todas las ilusiones. No hay ninguna que no esté basada en la creencia de que estás separado ; ninguna que no parezca interponerse, densa, sólida e inamovible, entre tu hermano y tú; ninguna que la verdad no pueda pasar por alto felizmente y con tal facilidad, que tienes que quedar convencido de que no es nada, a pesar de lo que pensabas que era. Si perdonas a tu hermano, esto es lo que inevitablemente sucederá. Pues tu renuencia a pasar por alto aquello que parece interponerse entre vosotros lo que hace que parezca impenetrable y lo que defiende la ilusión de su inamovilidad. Pág 537/6 Un Curso de Milagros
  • TuHop
    12 de oct. de 2018

    El ego siempre proyecta sus mensajes fuera de ti, al creer que es otro y no tú el que ha de sufrir por tus mensajes de ataque y culpabilidad. E incluso si tú sufres, el otro ha de sufrir más. UCDM Recuerda que siempre estás frente a ti mismo , te proponemos que poco a poco dejes de hablar del otro, no critiques ni hagas juicios a los demás , o lo que es igual, a ti mismo. ¿Hecho? 😊¡No te olvides practicar la Serudició n! 💓
  • TuHop
    23 de jul. de 2018

    4. Todavía queda una pregunta por contestar, la cual es muy simple. ¿Te gusta lo que has fabricado? Un mundo de asesinatos y de ataque por el que te abres paso tímidamente en medio de constantes peligros, solo y temeroso, esperando a lo sumo a que la muerte se demore un poco antes de que se abalance sobre ti y desaparezcas. Todo eso son fabricaciones tuyas. Es un cuadro de lo que tú crees ser: de cómo te ves a ti mismo. Los asesinos están aterrorizados y los que matan tienen miedo de la muerte. Todas estas cosas no son sino los temibles pensamiento de aquellos que se amoldan a un mundo que se ha vuelto temible debido a los ajustes que llos mismos hicieron. Y lo contemplan con pesa desde su propia tristeza interior, y ven la tristeza en él. 5. ¿Te has preguntado alguna vez cómo es realmente el mundo y qué aspecto tendría si se contemplase con ojos felices? El mundo que ves no es sino un juicio con respecto a ti mismo. No existe en absoluto. Tus juicios, no obstante, le imponen una sentencia, la justifican y hacen que sea real. Ése es el mundo que ves: un juicio contra ti mismo, que tú mismo has emitido. El ego protege celosamente esa imagen enfermiza de ti mismo, pues ésa es tu imagen y lo que él ama, y la proyecta sobre todo el mundo. Y tú te ves obligado a adaptarte a ese mundo mientras sigas creyendo que esa imagen es algo externo a ti, y que te tiene a su merced. Ese mundo es despiadado, y se encontrase fuera de ti, tendrías ciertamente motivos para estar atemorizado. Pero fuiste tú quien hizo que fuese inclemente, y si ahora esa inclemencia parece volverse contra ti, puede ser corregida . Un Curso de Milagros.
  • Black LinkedIn Icon
  • Black Instagram Icon
  • Black Facebook Icon
  • Black Twitter Icon

© 2018. TuHop           tuhop@tuhop.es     Tlf: 625 015 769