March 6, 2018

January 24, 2018

December 27, 2017

Please reload

Entradas recientes

La Felicidad

June 7, 2017

1/2
Please reload

Entradas destacadas

La Conciencia no tiene centro ni periferia

June 28, 2017

Os traemos esta semana un pequeño extracto del capitulo del libro "La práctica de la atención plena" donde se habla del la conciencia, Jon Kabat-Zinn,  autor del best-seller Vivir con plenitud las crisis, se ha hecho mundialmente famoso por introducir la técnica budista de la atención plena (mindfulness).

 

A pesar de todos los descubrimientos realizados en torno al espacio y el universo, todavía seguimos pensando, sintiendo y hablando como si el cosmos girase en torno a nuestro pequeño planeta. Por ello decimos que el sol sale por el este y se pone por el oeste, una convención que funciona muy bien en nuestra vida cotidiana por más que, en el fondo, sepamos muy bien que es nuestro planeta el que gira en torno al sol. Nos contentamos con las apariencias aunque, en realidad, las cosas funcionan de manera diferente. Pero si recordamos que nuestra perspectiva se deriva de los sentidos, tal vez entendamos mejor la facilidad con la que caemos en el geocentrismo y el egocentrismo. Ésta es, a fin de cuentas, la que podríamos llamar la visión convencional que considera que el mundo está dividido en sujeto y objeto, y aunque no sea completamente verdadera, nos funciona, en términos generales.

 

 

Esta visión también afecta a nuestra experiencia de la conciencia. Nuestra perspectiva depende inevitablemente del lugar desde el que contemplamos las cosas, y puesto que nuestra experiencia está  centrada en el cuerpo, todo lo que percibimos parece depender de esa ubicación y estar vinculado a los sentidos. Ahí está el vidente y lo que vemos, el que huele y lo que olemos, el que toca y lo que tocamos y, en suma, el observador y lo observado y nos parece tan natural que exista una separación entre ambos, un punto que nadie, exceptuando a los filósofos, suele cuestionar ni investigar más detenidamente. Esta sensación de separación entre el observador y lo observado se halla presente cuando emprendemos la práctica de la atención plena y sentimos como si nuestra respiración fuera ajena a quien la está observando.

 

Cuando trascendemos las fronteras convencionales limitadas por los cinco sentidos y nos adentramos en el espacio de la conciencia, se despliega una visión más amplia y menos centrada en el yo. La capacidad de descansar en una conciencia no dual, en una conciencia despojada de sujeto y objeto (en la que no hay “yo” que “habite” nada) aumenta en la medida que aprendemos a prestar una atención más completa. Aunque también puede revelarse de manera súbita cuando las condiciones están lo suficientemente maduras, algo que se ve catalizado por un dolor muy intenso y, en raras ocasiones, por una gran alegría. En tales casos, el centramiento en el yo desaparece, la conciencia no es centro ni periferia y sólo hay conocimiento, visión, sentimiento, sensación y pensamiento.

 

 Si estamos demasiado ensimismados y aferrados a nuestra propia experiencia, somos tan incapaces de cambiar de perspectiva y ni siquiera lo intentamos. Cuando estamos muy preocupados, somos completamente inconscientes de regiones enteras de la realidad en la que nos hallamos inmersos por más que, a pesar de ello, sigan impactando e influyendo en nuestra vida. Nuestras emociones y, muy en especial, las emociones intensamente aflictivas que “nos desbordan”, como la cólera, el miedo y la tristeza, pueden cegarnos e incluso impedirnos ver la imagen completa de lo que de verdad sucede en los demás y hasta en nosotros mismos. Son muchas las consecuencias provocadas por la falta de conciencia.

 

 

La conciencia suele experimentarse como si se expandiera en todas direcciones desde un centro ubicado en nuestro interior y por ello, la consideramos como si fuese “nuestra” conciencia. Pero esta no es más que una ilusión generada por los sentidos. Desde una perspectiva más profunda las cosas no son así porque la conciencia es como el espacio mismo y carece de centro y de periferia. Es ilimitada y por encima de todo es conocimiento.

 

Cuando la conciencia se experimenta a sí misma, se abre un nuevo abanico de posibilidades.

 

Share on Facebook
Share on Twitter
Please reload

Síguenos
Please reload

Buscar por tags
Please reload

Archivo
  • Facebook Basic Square
  • Twitter Basic Square
  • Black LinkedIn Icon
  • Black Instagram Icon
  • Black Facebook Icon
  • Black Twitter Icon

© 2018. TuHop           tuhop@tuhop.es     Tlf: 625 015 769