March 6, 2018

January 24, 2018

December 27, 2017

Please reload

Entradas recientes

La Felicidad

June 7, 2017

1/2
Please reload

Entradas destacadas

El mal uso que haces del pasado

October 4, 2017

Nuestra vida está muy condicionada por el uso que hacemos del tiempo. Vivimos nuestro presente proyectando sobre el futuro todo nuestro pasado. Este hecho, hace que nuestro presente sea casi inexistente. Todos tenemos una historia, y esa historia está llena de momentos y vivencias de todo tipo.  Esta historia está configurada por muchos aspectos que han ejercido una gran influencia en nosotros; aspectos tales como nuestra familia, amigos, educación, experiencias con una gran carga emocional, pérdidas y una lista interminable que han ido tejiendo una tela de araña dando lugar a nuestros recuerdos. Pero los recuerdos son imágenes mentales conscientes, y nuestra psique en un noventaicinco por ciento aproximadamente es inconsciente. Esto quiere decir que hemos ido guardando una gigantesca cantidad de información de la que nos somos conscientes, pero que ejercen una soberanía tal en nuestra vida que perdemos todo el control sobre ella.

 

 

Quien gobierna nuestra vida son nuestras creencias. Todas nuestras experiencias han causado un efecto en nosotros, ya sea positivo o negativo. Cuando un hecho se repite establecemos asociaciones con el efecto que nos ha causado ese hecho concreto, y es entonces cuando establecemos una creencia. El problema de las creencias es que necesitan ser refrendadas constantemente. De manera inconsciente estamos queriendo perpetuar esa convicción, es decir, repetimos una y otra vez algunos patrones de comportamiento que tienen su anclaje en el pasado. Vemos en nuestra vida rastros de crisis pasadas aún sin resolver y que son proyectadas permanentemente haciéndonos revivir nuestra historia. Es como si fuéramos esclavos del tiempo, sujetos a su capricho repetimos la misma crónica sin saber por qué.

 

Nos pasamos la vida lamentando el pasado y temiendo el futuro. Hoy día se nos insta a vivir el momento, pero ese momento parece estar teñido de rémoras de sentimientos residuales; pensamientos y sentimientos acerca de sucesos que creemos que van a ocurrir de nuevo porque tememos que se repita aquello que ya nos pasó. Asumimos esa repetición de sucesos como nuestro destino, nuestra suerte y sólo nos queda la resignación.

 

Nuestro pasado ejercerá en nuestra vida la influencia que nosotros estemos dispuestos a ceder. El presente es siempre, y por lo tanto, siempre podemos cambiar la dirección de nuestras vidas independientemente de las experiencias que hayamos tenido. La historia está llena de personas que lograron cambiar el rumbo de su vida a pesar de sus trágicas y desgarradoras vivencias. El mando lo tienes tú. El miedo a que se reproduzca  aquello que te ocurrió es lo que hará que así sea. Hacemos un mal uso del pasado porque somos nosotros mismos los que sin ser conscientes de ello lo traemos de nuevo. Tenemos que  aprender a mirar de manera diferente los hechos que nos perturban, colocar esos sucesos en un contexto distinto nos ayuda a situarlo en perspectiva con una importancia y significado distintos.

 

 

Nuestro miedo en realidad es miedo a las emociones que una experiencia concreta nos puede hacer sentir. Cuando traemos al ahora aquello que ya habíamos vivido hace años, solemos sentir las mismas sensaciones que entonces. El dolor es el mismo, e incluso los olores pueden resultar idénticos. El miedo es también el causante de nuestra incapacidad para mirar aquello de frente y sin tapujos. Hay un extraño placer cuando nos aferramos al dolor. Esto se debe a que satisfacemos de alguna manera nuestra necesidad inconsciente de aliviar la culpa a través del castigo. Nuestra creencia demanda confirmar aquello en lo que creemos y si por ejemplo mi creencia es: “nunca voy a ser feliz”, buscaré de manera inconsciente experimentar ese tipo de vivencias para refrendar aquello en lo que creo. Ese dolor me produce un placer extraño y no sé por qué.

 

Tu pasado sólo existe en la parte de tu mente que desea mantenerlo vivo por la razón que sea. Pero como ya dijo Einstein: “El tiempo es una Ilusión”. Tu presente es siempre, por lo tanto es la misma eternidad. No puedes estar sujeto al tiempo a nivel emocional a menos que así lo desees. Dota de un contexto nuevo y lleno de significado tu pasado y tu presente siempre irá contigo.

.

 

    

Share on Facebook
Share on Twitter
Please reload

Síguenos
Please reload

Buscar por tags
Please reload

Archivo
  • Facebook Basic Square
  • Twitter Basic Square
  • Black LinkedIn Icon
  • Black Instagram Icon
  • Black Facebook Icon
  • Black Twitter Icon

© 2018. TuHop           tuhop@tuhop.es     Tlf: 625 015 769