March 6, 2018

January 24, 2018

December 27, 2017

Please reload

Entradas recientes

La Felicidad

June 7, 2017

1/2
Please reload

Entradas destacadas

¿Qué voz escuchas en tu interior?

October 25, 2017

Todos hemos visto alguna vez esa imagen de una persona con un ángel en un hombro y un demonio en el otro. La persona en cuestión suele expresar un conflicto al no saber por cuál de ellos decantarse. Esta imagen gráfica es muy representativa de una experiencia que todos vivimos de manera casi permanente. Sentimos en nuestro interior dos voces completamente opuestas y contradictorias; si una dice negro, la otra se sitúa en el blanco. Entablamos un diálogo interno y optamos por una elección en perjuicio de la otra. Elegir una es abandonar la otra.

 

 

Nos viene muy bien para adentrarnos en nuestra reflexión, exponer esa leyenda del viejo Cherokee, dice así:

 

Una mañana un viejo Cherokee le contó a su nieto acerca de una batalla  que ocurre en el interior de las personas. Él dijo, "Hijo mío, la batalla es entre dos lobos dentro de todos nosotros".

 

"Uno es Malvado - Es ira, envidia, celos, tristeza, pesar, avaricia, arrogancia, autocompasión, culpa, resentimiento, soberbia, inferioridad, mentiras, falso orgullo, superioridad y ego.

 

"El otro es Bueno - Es alegría, paz amor, esperanza, serenidad, humildad, bondad, benevolencia, amistad, empatía, generosidad, verdad, compasión y fe.

 

El nieto lo meditó por un minuto y luego preguntó a su abuelo: “¿Qué lobo gana?”

      

El viejo Cherokee respondió: "Aquél al que tú alimentes."

 

Quizás, no harían falta más palabras. Se entiende nítidamente que la voz que escuchamos es aquella con la que nos identificamos. Y el ser humano tiene una gran capacidad para justificar ante sí mismo y ante los demás el por qué de sus actos. Esto quiere decir que aquella voz que escuches la dotarás de belleza y realidad porque esa opción da muestra de lo que realmente tiene valor para ti.  Tenemos, por lo tanto, dos voces en nuestro interior que representan dos fuerzas distintas; cada una choca contra la otra intentado ejercer el control y su hegemonía.

 

El verdadero conflicto está en nuestra mente. En cierto modo tenemos una división en nuestra mente. Una parte de nuestra mente sabe quienes somos en realidad, de hecho lo sabe todo, pero esta parte la tenemos sepultada lejos de nuestra conciencia; la otra parte de nuestra mente ha terminado por aceptar al ego como su protector, y actúa para conservar su propia razón tal y como él la juzga.

 

 

Escuchar una voz u otra tiene unos efectos en nuestra vida tan diametralmente distintos, que merece la pena que nos paremos a reflexionar sobre ello. La voz del ego a primera vista puede parecernos más atractiva, se basa en la percepción de nuestros sentidos, lo que quiere decir que su mundo no va más allá de lo aparente. Pero esa voz te muestra un panorama distorsionado, donde cualquier confrontación está justificada. Esa voz te impulsa a juzgar constantemente, pues la comparación es una de sus señas de identidad. Esa voz también te dice que nunca tendrás bastante por mucho que obtengas, cuando hayas conseguido “esto” te dice que ahora has de ir a por “aquello”, siempre te mantendrá insatisfecho, y te juzgarás por ello. Te hará creer que lo importante es lo periférico y te engañará siempre con los aspectos superficiales, y defenderás esos aspectos como si fueran los verdaderos problemas. Esta voz te habla sin cesar de tu pasado, y te anima a que lo proyectes sobre el futuro para que no vivas tu presente, que es el único momento que te pertenece. Sus percepciones son muy variables, lo que te hace ser muy desconfiado de todo aquello que contemplas. Esa voz te insta una y otra vez a buscar reconocimiento. No deja de susurrarte los defectos y las carencias de los demás porque es incapaz de sobrevivir sin juicios. Escuchar esta voz supone ver y dar forma al mundo que vemos.

 

En nuestra mente, aunque negada, se encuentra otra voz que tiene mucho que decirnos. Si no la oímos es porque hemos decidido no escucharla. Nuestras actitudes, nuestros pensamientos y nuestro comportamiento demuestran la voz que atendemos.

 

Esa otra voz es paciente. No deja de decirte lo bueno que es para ti que mires más allá de las apariencias y no dejarte engañar por los sentidos. No deja de repetirte que ya lo tienes todo, y que eres mucho más de lo que crees que eres. Esa voz sabe que  los juicios te hacen daño y no deja de recordártelo. Esa voz te pide que seas consciente de donde reside tu verdadera identidad. Esa voz te enseña a no deambular por la periferia de los problemas creándote aún más problemas. Te apremia para que abandones todo tipo de comparaciones. Esa voz te dice una y otra vez que dejes de devaluarte a ti mismo y te urge a que dejes de poner tu fe en las circunstancias incontrolables que son el resultado de tus creencias. Esta voz te repite una y otra vez que tienes una profunda conexión con todo, y te anima a que descubras que en ti están todas las respuestas.  

 

Tenemos, por lo tanto, dos voces, y ninguna de las dos podemos oírlas parcialmente, cuando escuchamos una estamos negando la otra. Las dos voces no pueden ser ciertas, por consiguiente, una es real, la otra la has inventado tú.

 

.

Share on Facebook
Share on Twitter
Please reload

Síguenos
Please reload

Buscar por tags
Please reload

Archivo
  • Facebook Basic Square
  • Twitter Basic Square
  • Black LinkedIn Icon
  • Black Instagram Icon
  • Black Facebook Icon
  • Black Twitter Icon

© 2018. TuHop           tuhop@tuhop.es     Tlf: 625 015 769