March 6, 2018

January 24, 2018

December 27, 2017

Please reload

Entradas recientes

La Felicidad

June 7, 2017

1/2
Please reload

Entradas destacadas

Somos la causa de lo que vemos

January 3, 2018

Deberíamos dejar de vernos como seres impotentes ante lo que se nos hace. Nos engañamos a nosotros mismos cuando pensamos y sentimos de esta manera. Las cosas que nos suceden son fruto de nuestra elección; cosa muy distinta es que no seamos conscientes de haber tomado ciertas decisiones en favor de esa experiencia. Creemos que elegimos en base a razonamientos muy perspicaces y no dudamos de nuestra lucidez a la hora de decantarnos por alguna opción. Lo que queremos decir es que, tu poder decisión está mucho más allá de una simple elección consciente. Igualmente, las coincidencias y las casualidades no tienen la más mínima cabida en aquello que nos ocurre.

 

Si sufres es que en algún lugar de tu mente un día decidiste que tu meta es el dolor, la desdicha, la desesperación…, y nada se quiere y se protege más que un objetivo que la mente haya aceptado, tal es el poder de lo que deseas. El “problema” aparece cuando no soy dueño de ese deseo, cuando son otras fuerzas las que me llevan a querer algo que desconozco. Lógicamente estamos hablando de esos condicionantes que todos tenemos, y que son los que configuran todo un universo inconsciente donde mis deseos más profundos reclaman ser atendidos.

Ese universo inconsciente (la mente) ha construido todo un mundo, un mundo donde las cosas que vemos han adquirido la forma  que nos hemos capacitado para distinguir, lo que quiere decir que amoldamos nuestra percepción para ver aquello que queremos ver. Somos nosotros quienes nos causamos todo a nosotros mismos. No importa si aquello que vemos es falso o no, para nosotros siempre será real, pues la creencia que ha nacido de ese subyacente deseo  necesita ser ratificada una y otra vez. Nos somos conscientes de la cantidad de ajustes que hacemos cada día para defender nuestra “realidad” a toda costa, o lo que es lo mismo, hacer que aquello que vemos sea lo que deseamos contemplar.

 

¿Qué pasaría si mirases en tu interior y descubrieras que tú eres la causa de aquello que ves? Es esencial que reconozcamos esto porque cuando se niega la causa, la confusión entre ésta y el efecto es inevitable. Sin darnos cuenta nuestro propósito es alimentar en el tiempo esa confusión, nos mantenemos a nosotros mismos escapando y ocultándonos de unos efectos que parecen provenir desde afuera, y de esta manera hacemos que la causa parezca ser el efecto. Negamos nuestra realidad cuando creemos ser el efecto de lo que el mundo hace con nosotros, igualmente negamos nuestra realidad cuando creemos que somos la consecuencia lógica y lineal de mis vivencias en el tiempo. Pero nos asusta mirar adentro y descubrir que tenemos tanto poder, tememos descubrir que hemos inventado el mundo tal y como lo percibimos conforme a nuestros intereses egoístas.

Siempre hallamos lo que buscamos, lo que ocurre es que no sabemos lo que buscamos, de ahí que nunca dejemos de buscar. En algún momento hemos decidido prescindir de nuestra conciencia para vivir, en otras palabras, hemos decidido no vivir de manera consciente. Esa decisión tiene como primera consecuencia la negación de tu verdadera identidad, y esa parte de nuestra mente queda sepultada. Ahora podemos decir con toda tranquilidad que estamos a merced de la suerte, del destino, de las circunstancias, de la vida que me ha tocado, de las relaciones que he tenido…creeremos que somos la desamparada víctima de fuerzas que están más allá de nuestro control y que son mucho más poderosas.

 

Todo esto no hace más que aumentar la chocante y extraña idea de que somos impotentes ante lo que nos sucede, sobre todo si viene en forma de algún tipo de sufrimiento. Pero no somos impotentes, somos la verdadera causa y los verdaderos responsables de lo que vemos. Sólo tenemos que desear en esa parte de nuestra mente que habíamos negado, un mundo o una vida donde gobernamos nosotros mismos  y no uno que nos gobierna. Sólo tenemos que intercambiar la impotencia por el poder que nos acompaña. “Nadie decide en contra de su felicidad, pero puede hacerlo si no se da cuenta de que eso es lo que está haciendo” UCDM

 

 

.

Share on Facebook
Share on Twitter
Please reload

Síguenos
Please reload

Buscar por tags
Please reload

Archivo
  • Facebook Basic Square
  • Twitter Basic Square
  • Black LinkedIn Icon
  • Black Instagram Icon
  • Black Facebook Icon
  • Black Twitter Icon

© 2018. TuHop           tuhop@tuhop.es     Tlf: 625 015 769