March 6, 2018

January 24, 2018

December 27, 2017

Please reload

Entradas recientes

La Felicidad

June 7, 2017

1/2
Please reload

Entradas destacadas

Un error muy estresante

January 24, 2018

Queremos aproximarnos hoy a una forma de ver la vida que tiene como consecuencia incurrir en un error muy habitual. Todos, sin excepción, hemos caído en él en algún momento, y no solamente una vez, sino muchas. Hay quienes incluso viven en el error de manera permanente a causa de la concepción que tienen del mundo y de sí mismos naturalmente.

 

El error al que nos referimos y en el que siempre reincidimos es el de creer que la vida es inmutable, es decir, tenernos la creencia interna de que una vez mentidos en unos raíles tenemos que recorrerlos hasta el final. Y decimos que es una creencia interna porque forma parte del inconsciente colectivo el pensar así. El vernos atrapados en una bola de nieve que cada vez se nos hace mas grande y como se nos hace imposible pararla tenemos que colocarnos de la mejor manera y resignarnos.  En una palabra, es lo que llamamos destino. No me quiero imaginar el incesante trabajo que tiene el destino para mantenernos a todos a raya.

De todos es sabido lo estresante que es vivir de esta manera, aunque para muchas personas pueda resultar muy tranquilizador vivir así, ya que todo queda en manos de algo externo y sólo tenemos que aprender a “vivir con eso” “con lo que nos ha tocado”.  Pero este error al que nos referimos nos introduce en un círculo vicioso que se retroalimenta y se nutre de nuestros miedos, de nuestros condicionantes, se sirve de todo aquello que estamos preparados para aceptar como válido para nosotros y también de aquello que rechazamos tanto de forma consciente como inconsciente. Alimentamos ese círculo cuando reducimos a cero nuestra voluntad y sumamos dolor a la resignación.

 

El aspecto exterior de las cosas, de los problemas, de las personas, de las circunstancias… ejerce una gran influencia sobre nosotros. Pero hay una parte de nuestra mente que tiene mucha más fantasía y creatividad de la que pensamos. Justo cuando creemos encontrarnos en una situación que no tiene escapatoria, cuando nos encontramos al borde de la desesperación, algo ocurre de pronto y todo cambia, quedado patas arriba, y de un momento a otro nos encontramos viviendo y viendo la vida de otra manera.

 

Cuando decimos que es una equivocación creer en la inalterabilidad de la vida, es porque no podemos vernos anclados a nuestra propia existencia. Cuando una persona se encuentra atrapada, está sujeta a grandes episodios de ansiedad y malestar. Imaginemos entonces lo que supone dogmatizar y sostener el convencimiento de que haga lo que haga “esto es lo que hay”. Sigamos con la analogía de los raíles: ¿Quién los puso ahí? ¿He probado alguna vez a caminar fuera de ellos? ¿Existen más raíles alrededor pero no los tomo porque pienso que no son para mí? ¿En qué momento me he aliado con mis miedos dándoles la razón?

Lo que nos sucede, lo que atraemos, lo que absorbemos, aquello que gravita a nuestro alrededor viene por la fuerza que nosotros mismos originamos, entendiendo por fuerza el manejo que hacemos de nuestras emociones, sentimientos y pensamientos, y que todos juntos forman la destilería de nuestras decisiones.

 

Lo bueno de un error es que puede ser subsanado, pero enmendar un disparate de tal magnitud requiere de una capacidad de visión que está más allá de lo que estamos dispuestos a reconocer. Igualmente es necesario interpelarnos a nosotros mismos, ser capaces de tomar el mando de nuestra vida. No somos víctimas del destino ni de ninguna fuerza que se le parezca. Vivimos supeditados y condicionados a un paradigma educacional que nos ha hecho ver falsedades, mentiras, confusión y engaños por todas partes. Nos han dicho que el blanco es blanco y hemos creído en eso sin rechistar, nos han llenado de dogmas y creencias domando nuestra mente en una dirección. No nos cansaremos de decirlo. La única manera de reparar y ejercer la primacía sobre nuestras vidas es despertando. Vivir de manera consciente y dejar nuestros miedos y ansiedades donde les corresponde, es decir, en el mundo de la ilusión, sólo son reales cuando los invocamos.

 

 

.

 

 

Share on Facebook
Share on Twitter
Please reload

Síguenos
Please reload

Buscar por tags
Please reload

Archivo
  • Facebook Basic Square
  • Twitter Basic Square
  • Black LinkedIn Icon
  • Black Instagram Icon
  • Black Facebook Icon
  • Black Twitter Icon

© 2018. TuHop           tuhop@tuhop.es     Tlf: 625 015 769