March 6, 2018

January 24, 2018

December 27, 2017

Please reload

Entradas recientes

La Felicidad

June 7, 2017

1/2
Please reload

Entradas destacadas

Nuestras auto-limitaciones

February 14, 2018

No suele ser muy frecuente que, cuando hablamos de limitaciones uno  caiga en la cuenta de que la mayoría de ellas en realidad son auto-limitaciones. Nuestra tendencia a culpar por todo a todos de nuestras responsabilidades nos incapacita (por propia voluntad nuestra) para ser conscientes de este hecho.

 

Una auto-limitación es en la mayoría de los casos una excusa disfrazada de “no puedo” “eso es imposible para mi” “no me va a salir bien” “y si fracaso”, y así miles de afirmaciones más, cada uno tiene las suyas propias. La clave está en la inconsciencia del proceso que nuestra mente genera para llegar ahí. Cuando nos encontramos con algo ante lo que experimentamos una limitación solemos pensar sencillamente que nos hemos topado con un obstáculo que no tiene nada que ver conmigo. Es como ir en coche y encontrarte con una gran piedra o percibir que entras sin darte cuenta mientras conducías en una calle sin salida.

Vivimos engañados la mayor parte del tiempo. Necesitamos engañarnos para hacer más llevadera la carga de tener que vivir siempre de manera consciente. Robert Lanza decía que: “Está en la mente de cada uno de nosotros el decidir cómo queremos ver el mundo y cómo queremos interpretar todo lo que nos sucede” Nuestras percepciones de la realidad están alimentadas por programas inconscientes en todos sus niveles. De ahí nuestra inconsciencia para percatarnos y advertir que efectivamente somos responsables de lo que nos sucede. Cuando dejamos que los demás arruinen nuestras vidas, cuando nos limitamos por causa de nuestros miedos, cuando creemos que no podemos ser felices y tener éxito, cuando nos sentimos pequeños y nos desvalorizamos, estamos viviendo en un estado de conciencia que percibimos como real, sin embargo, lo único que es real, es nuestra creencia en que eso puede ser posible, y al creer que pueda ser posible permitimos que lo sea.

 

Lo que queremos que entiendas es la importancia que tiene tu mente en todo lo que procesas a través de tus percepciones. La poetisa Anaïs Nin dijo: “No vemos el mundo como es, lo vemos como somos nosotros”. Bajo esta premisa, no te quepa duda que una auto-limitación no es más que un filtro que colocas en el lugar y momento adecuado para no dejar pasar el “flujo” de sensaciones y emociones que te permitirían vivir plenamente una determinada situación.

Ya hemos repetido en varias ocasiones que funcionamos esencialmente bajo el reconocimiento de patrones. Esto quiere decir que la mente opera creando modelos con los conocimientos adquiridos para su uso posterior. Cuando dichos modelos están formados es posible identificarlos, combinarlos entre sí y usarlos dentro del contexto de sus formas. A medida que se desarrolla el uso de los modelos aumentan su solidez. Entender esto es básico para comprender cómo nos auto-limitamos. Una limitación es objetivamente un condicionante. Existen cuatro grandes condicionantes, y vas a percibir tu mundo tan grande o tan pequeño como estos condicionantes te permitan. Todos sin excepción estamos sujetos a ellos, son los siguientes: el primero de ellos es el paradigma en el que vivimos, no es lo mismo el paradigma occidental que el oriental, un paradigma establece aquello que debe ser observado y constituye la referencia bajo la cual nuestra vida se sustenta, y esto afecta a como establecemos relaciones, como nos organizamos, como nos educamos, etc. El segundo condicionante es nuestra educación, el paradigma bajo el que vivimos estableció que existe una forma de educar, y todos somos educados de la misma manera, la educación convencional ha sido un impedimento para desarrollar nuestras capacidades, y que lejos de ayudarnos a entender la realidad, han mermado nuestra amplitud de miras. El tercer punto importante es nuestra herencia, no tenemos que ser muy listos para comprender como nos condiciona nuestra familia, pero la herencia va mucho más allá, ya que no sólo heredamos genéticamente, también lo hacemos epigenéticamente, es decir, heredamos programas inconscientes de nuestros ancestros.  El cuarto y último condicionante lo conforma nuestras creencias internas, “somos nuestras creencias”. Debido a nuestro paradigma, a nuestra educación y a nuestra herencia, hemos ido estableciendo en nuestra mente una serie de creencias que han formado esos modelos a los que hacíamos referencia, y son precisamente nuestros patrones mentales los que han condicionado y condicionan todas nuestras conductas y toma de decisiones.

Debido a todo esto, cuando nos encontramos ante una situación en la que aparece una limitación, todo nuestro mecanismo se pone en marcha, y ese obstáculo será tan grande o tan pequeño como nuestros condicionantes nos posibiliten. Y decimos que es una auto-limitación porque siempre podemos cambiar nuestras creencias por otras, crear nuevos modelos de pensamiento, vivir bajo otro paradigma, desaprender aquello que educacionalmente me limitaba e incluso corregir esos programas inconscientes que heredé. Nuestra experiencia nos ha mostrado una y otra vez que todo un sistema de pensamiento puede ser reemplazado por otro. La decisión de hacerlo depende enteramente de ti. 

 

.

Share on Facebook
Share on Twitter
Please reload

Síguenos
Please reload

Buscar por tags
Please reload

Archivo
  • Facebook Basic Square
  • Twitter Basic Square
  • Black LinkedIn Icon
  • Black Instagram Icon
  • Black Facebook Icon
  • Black Twitter Icon

© 2018. TuHop           tuhop@tuhop.es     Tlf: 625 015 769